lunes, 12 de octubre de 2015

On 18:59 by Victoria Stanham   No comments

Estoy estudiando fisioterapia. No es la primera “ciencia” del cuerpo y el movimiento que estudio, y sin duda no será la última.

Y, sin embargo, en ninguna encuentro vivo el diálogo. Todas me enseñan, todas me aportan, a todas respeto… pero todas me dejan un sin-sabor de tristeza. He aquí por qué…

En las “ciencias” del cuerpo y el movimiento encontré:
  • discusiones sobre terminología
  • fórmulas que “explican” la realidad sin experimentarla
  • análisis de partes desconectadas del todo
  • gente que habla del cuerpo, pero que está desconectado del propio, el cuerpo es un “eso”, un “objeto” de estudio

Y me pregunto: ¿Dónde está la relación con el propio cuerpo? ¿Dónde está el diálogo?

Para las “ciencias” del cuerpo y el movimiento la postura es:
  • una serie de ángulos óptimos
  • una serie de tensiones, fuerzas, vectores
  • un leve reconocimiento que lo social, cultural, emocional, mental influye
  • algo relacionado al equilibrio de músculos, huesos, tendondes, ligamentos y el sistema nervioso

Y me pregunto: ¿Dónde está lo que el cuerpo “dice” con la postura? El cuerpo no miente, no tiene máscaras, y los cuerpos se leen entre sí y se entienden… hay un mundo de conversaciones que ocurre justo debajo de nuestras narices y no nos damos cuenta.

Me pone triste que en las “ciencias” del cuerpo y el movimiento No encontré:
  • Un cuerpo vivo
  • Un cuerpo sensible
  • Un cuerpo inteligente
  • Un cuerpo integrado
  • Un cuerpo respetado y venerado
  • Una lectura empática del cuerpo

¿Qué es la postura para mí?
  • Una reflejo del estado de mi diálogo con mi cuerpo
  • Un reflejo del estado de mi diálogo con el mundo
  • Un juego de equilibrios que tengo que dejar de interferir
  • Un juego de equilibrios que tengo que aprender a escuchar e interpretar
  • Un movimiento sutil que pasa a través mío y que, como un edificio antisísmico, debo aprender a dejarlo atravesarme y aprender a “surfearlo”
  • Un estado de conexión conmigo misma, con mi equilibrio interno, con lo que mi cuerpo me cuenta sobre cómo estamos viviendo las experiencias.

¿Qué es el cuerpo para mí?
  • Un universo a descubrir, un mundo que se me revela sólo cuando me callo para escucharlo
  • Mi verdad: no es La Verdad universal, es la Mía, y por eso tengo la responsabilidad de conocerla, honrarla, escucharla, y ante todo, dejar de negarla.
  • El gran viaje en el que todos estamos embarcados, y que algún día nos tocará reconocer… y aprender a disfrutar.

Simplemente.

Victoria.

0 comentarios:

Publicar un comentario