viernes, 5 de septiembre de 2014

On 13:52 by Victoria Stanham in , ,    No comments

¡Hola! Llegaste al blog.

Tomate un momento para llegar completamente.

Dejá que llegue tu cuerpo: soltá todo el esfuerzo muscular de lo que venías haciendo antes... no necesitás tanto esfuerzo y tensión para leer.

Dejá que llegue tu mente: ¿está tu atención aquí en lo que estás leyendo? ¿O seguís pensando en lo que leíste antes o en lo que tenés que hacer después?

Dejá que llegue tu estado emocional: tus emociones te informarán sobre cómo te resulta lo que leés, pero sólo si reaccionás al estímulo presente. Si seguís reaccionando a lo que ya pasó, o estás reaccionando ya a lo que pasará después, ¿cómo vas a saber qué reacción merece lo que estás leyendo ahora?

¿Llegaste? Ahora sí. Bienvenido al blog.

Este blog es sobre la secuencia que usa la Técnica Alexander en el proceso de cambio de hábitos. El propósito de este blog es aclarar los pasos que se suceden (y se superponen) en cualquier proceso de cambio consciente.

Como profesora y estudiante de Técnica Alexander veo esta secuencia ocurrir en mi propio proceso y en el de mis alumnos. Sin embargo, la secuencia no es evidente, y por eso nuestros procesos de cambio nos resultan caóticos.

Aprender a reconocer el orden en el caos nos da cierta medida de tranquilidad… y cierto grado de control: podemos dejar de interferir en la dirección natural de las cosas.
Me gustaría mostrarte la secuencia natural del proceso de cambio con la esperanza que puedas reconocer en qué etapa estás hoy y cuál es el próximo paso a permitir.

Primero, elegí tu pregunta sobre tu proceso. Vas a recibir un montón de información, externa (de este blog, del ambiente) e interna (pensamientos, emociones, reacciones musculares). Tener una pregunta te ayudará a ordenar la información que hoy te es útil, y descartar la información que hoy no lo es.

Recordá chequear cada tanto tu reacción (física, mental, y emocionalmente) a lo que leés. Tu reacción es parte de la información que necesitás ordenar. Y también notá a dónde se va tu atención, ya que tu reacción y tu atención están íntimamente relacionadas.

La estructura de este blog sigue la estructura de una clase de Técnica Alexander, y por lo tanto de un proceso de cambio.

1)  Llegamos. Llegamos porque tenemos una inquietud y buscamos una respuesta. Y para recibir la respuesta, necesitamos honrar el espacio al que vinimos a buscarla, necesitamos abrirnos a escuchar lo que ocurre en el presente.

2) Aclaramos nuestro propósito. Esto implica entrar en contacto con nuestra necesidad, pero también ajustarla a lo que el contexto puede ofrecer. De nada sirve buscar comida vegana en una carnicería.

3) Entramos en proceso. Esta parte tiene dos componentes. Uno de ellos lo pone el que busca: su atención. El otro lo pone quien está a cargo del espacio de práctica: la propuesta de investigación.

La propuesta dependerá de la etapa del proceso en la que estés.

Primera: Establecemos un lenguaje común. Hay que conocer la herramienta antes de empezar a usarla.

Segunda: Aplicamos el lenguaje a una acción simple. Cuando ya conocemos la herramienta podemos empezar a usarla en tareas sin demasiadas variables.

Tercera: Aplicamos el lenguaje a una acción compleja. A medida que nos familiarizamos con la herramienta y su uso, empezamos a agregar variables, experimentando con combinaciones que se acercan cada vez más a la “vida real”, donde los estímulos son variados e impredecibles.

Cuarta: Aplicamos el lenguaje en la “vida real”. La vida real nos va a marcar hasta dónde hemos avanzado, y dónde aún estamos en la oscuridad. Es el mejor campo donde cosechar la próxima pregunta para seguir alimentando el proceso.

Y cada tanto, entre etapa y etapa, o dentro de cada etapa, paramos para descansar, para dejar que la información se asiente, que “caigan las fichas”. Estos descansos son esenciales. Usalos para: a) evaluar tu progreso, y b) decidir tu siguiente paso. Pero por sobre todo, usalos para: c) celebrar tus avances.

Y tú, ¿en qué etapa estás?

Hasta la próxima.


Victoria

0 comentarios:

Publicar un comentario